Academia de percusión “Alfredo Valiente”. Un año de excelente formación gratuita a sus alumnos.

Por Ricardo Fernández Flores

El sábado 15 del mes en curso, la academia de percusión “Alfredo Valiente” cumplió su primer año de vida institucional, dando servicio gratuito a cuanta persona, niño o adulto se presentó ante sus ejecutores para recibir las más avanzadas enseñanzas en el armonioso arte de tocar el cajón musical peruano.
Hace un año, cuando se propaló la noticia, era muy difícil de creer que tal formación artística se podía alcanzar en forma totalmente gratis, teniendo el antecedente que otras academias de corta duración cobraban significativamente por sus servicios a grupos de aspirantes a percusionistas.
Más difícil era creer que el principal maestro de la academia sería el embajador internacional del cajón peruano el Señor Jorge Alfredo Valiente Martínez, compadre del que fuera Promotor, organizador y ejecutor del Festival Internacional del Cajón Peruano, el extraordinario músico percusionista Señor Rafael Luis Miguel Santa Cruz Castillo. Una bendición para Cañete.
Los engranajes históricos culturales coincidieron y se hizo el milagro; San Vicente de Cañete tiene una Academia de percusión, del más alto nivel internacional, al servicio gratuito, sin distinción, de todo el que tenga la buena voluntad de aprender a tocar el cajón musical peruano, patrimonio cultural de la nación; además de otros instrumentos afro peruanos como la cajita, las tablitas, el cencerro, la carrasca, la quijada de jumento y el checo.
A manera de remembranza, remarquemos, que el 05 de abril del 2014, en el momento culminante del VII Festival Internacional del Cajón Peruano, realizado en la Plaza Mayor de Lima, don Rafael Santa Cruz, sumamente emocionado por el éxito alcanzado, por haber conseguido un nuevo World records Guinness y sobre todo en gratitud a la numerosa y buena participación de la delegación de cajoneros cañetanos, prometió solemnemente y empeñando su palabra, que el próximo Festival Internacional del Cajón Peruano tendría como sede mundial a la capital de la Provincia de Cañete y que previamente a manera de ensayo se haría un festival provincial. ¡Qué hermoso sueño!

El 04 de Agosto del 2014, nuestro Padre Celestial, llamó a su lado a don Rafael Santa Cruz. El Perú, Cañete y el mundo perdió a un preclaro embajador de la cultura afro internacional. Sus sueños quedaron truncos a la búsqueda de quienes los  hagan realidad.
El promotor cultural cañetano, profesor Jorge Luis Yataco Muñoz y el profesor Alfredo Valiente, después de constantes elucubraciones deciden poner en marcha el funcionamiento de la academia de percusión en San Vicente, identificados con el anhelo póstumo de don Rafael Santa Cruz, que sintetizan en la frase “Su sueño es nuestra meta”.

Para financiar el proyecto se tocó puertas y se encontró murallas y débiles promesas; abundaron las críticas y falsas acusaciones. Sin embargo, el espíritu impulsor de don Rafael Santa Cruz hizo posible tan bella realidad.
Inicialmente, en memoria, gratitud y homenaje se tomó su nombre para signar a la naciente academia.
Los alumnos identificados con el recuerdo del gran maestro deseaban tener su rostro en el frontis de sus cajones, e incluso se ideó un logotipo identificatorio que resaltaba las letras “R” y “S” en artística armonía.
Una errada interpretación hizo desistir en el avance glorioso de la nominación justa, limpia y pura. Costó mucho dolor, pesar y lágrimas. Ante la disyuntiva se atinó a nombrar a la academia de percusión como “Alfredo Valiente”, en honor a su inigualable maestro y guía actual.
La academia, en su primera jornada no superaba la docena de aspirantes a percusionistas; actualmente crece geométricamente y se ha descentralizado, llegando a extender sus enseñanzas a los centros poblados de Clarita, Herbay Alto, Cochahuasi, Unanue, Cerro Azul, etc.
A un año de constancia, los alumnos ya han ofrecido varios recitales de cajón en instituciones que celebran sus fiestas jubilares. Donde ellos actúan resalta el amor a la patria y su identificación con la “Cuna y Capital del Arte Negro Nacional”. Ya son constantes sus presentaciones en los programas de la televisión local y nacional que se identifican con el arte musical afro peruano.
Los sábados por la tarde y los domingos por la mañana podemos tener la dicha de admirarlos en sus sesiones de aprendizajes que se ofrecen en el parque O’Higgins, a la interperie.

El avance del aprendizaje hace que algunos alumnos y sus padres realicen grandes sacrificios para adquirir nuevos cajones con mejores estructuras y sonidos, como los “PR” de la firma Pedro E. Rodríguez.
Los alumnos con atributos musicales que carecen de instrumentos son asistidos con cajones acústicos que la academia ha recibido en calidad de donación.

Para las clases en los centros poblados y anexos es menester trasladar el material de enseñanza hacia esos lugares.
Estamos concientes que con la academia “Alfredo Valiente” la legión de cajoneros cañetanos crecerá en cantidad y calidad, y acercará a la realidad la lujosa nominación de “Cuna y Capital del Arte Negro Nacional”.

Nuestros cajoneritos, en sus ensayos se dan íntegros, tanto que todos terminan con los dedos hinchados y hasta sangrando; pero, felices. Así es el camino hacia el éxito.
La celebración del primer aniversario fue franciscano, casi improvisado; pero reinó la alegría, la felicidad, la comprensión y sobre todo la identificación con nuestra auténtica cultura afro peruana.

¡Feliz Aniversario, academia “Alfredo Valiente”!

 

Facebook